China empieza a perder la paciencia con Hong Kong. La ciudad a punto de estallar de nuevo

A solo 5 meses de las elecciones al parlamento de Hong Kong, el ambiente político está que arde con un constante cruce de acusaciones del Partido  Comunista Chino a los partidos pro democracia.

Esta semana, Luo Huining, jefe de la oficina de asuntos internos de Pekín en Hong Kong dijo que la ciudad necesita introducir una nueva legislación de seguridad nacional lo antes posible, para combatir las protestas violentas y radicales, la interferencia extranjera y las fuerzas independentistas.

Añade que las protestas antigubernamentales que estallaron el año pasado ha asestado un duro golpe al estado de derecho. Dice que los disturbios han sido orquestados por fuerzas independentistas y radicales y estos ataques han amenazado gravemente la seguridad nacional y el principio de Un País, dos sistemas.

Por último, advierte que hay personas que han participado en actividades ilegales y no han sido puestas en manos de la justicia.

Esta ley de seguridad hace referencia al artículo 23 de la Constitución de Hong Kong, más conocida por la Ley Básica. El artículo dice literalmente:

La Región Administrativa Especial de Hong Kong promulgará leyes por sí sola para prohibir cualquier acto de traición, secesión, sedición, subversión contra el Gobierno Popular Central (China) o robo de secretos de estado, para prohibir que organizaciones u organismos políticos extranjeros realicen actividades políticas en la Región, y para prohibir que las organizaciones políticas u organismos de la Región establezcan vínculos con organizaciones u organismos políticos extranjeros.

Hong Kong no es China. Yau Wai Chang en el parlamento antes de ser expulsada

El gobierno Comunista China ha intentado usar a su manera el artículo 23. Una de las ocasiones más famosas fue durante las elecciones del 2016. En el momento de constituirse el parlamento, los legisladores tienen que hacer el juramento establecido. Varios políticos pro democracia dijeron unas palabras distintas. Por ejemplo, Yau Wai-Ching dijo “El pueblo de la jodida China”. Pekín reinterpretó la ley básica haciendo un llamamiento al artículo 23 por lo que varios legisladores fueron expulsados del parlamento el resto de la legislatura.

Otras advertencias han llegado del partido comunista esta semana. La más grave es la de acusar a los miembros pro democracia de parlamento de paralizar la legislatura a propósito con tácticas filibusteras.

Por poner en contexto, el parlamento de Hong Kong tiene 70 escaños, 23 de los cuales son de partidos prodemocracia. La popularidad del gobierno de Carrie Lam está bajo mínimos y se demostró en las elecciones al distrito donde los grupos Pro Pekín sufrieron una derrota sin precedentes. Estos 5 meses que quedan van a ser muy importantes para los sectores. Podría darse por primera vez un empate técnico o incluso una mayoría de escaños prodemocracia. Algo que en Pekín temen desde que el Reino Unido devolvió la colonia británica en 1997.

Dennis Kwok

Una de las críticas más duras desde Pekín han sido para el legislador Dennis Kwok. Le acusan personalmente de retrasar maliciosamente” la elección de un presidente en el Comité de la Cámara del Consejo Legislativo, donde los proyectos de ley se someten a escrutinio antes de las votaciones finales, creando así un retraso legislativo. Dennis Kwok preside esas reuniones de la cámara y ha contestado a Pekín lo siguiente:

“Me gustaría recordarles a las agencias del gobierno central Chino  que bajo la política de” un país, dos sistemas “, ninguna unidad continental puede interferir con los asuntos internos de Hong Kong”.

La jefa del ejecutivo Carrie Lam ha sido preguntada en una rueda de prensa que opina de estas acusaciones del gobierno central a los asuntos internos de Hong Kong. Respondió que el gobierno central tiene todo el derecho a criticar sobre los asuntos de Hong Kong, además en este caso con razón dijo. Cuando el consejo legislativo casi no funciona es normal que expresen su preocupación.

Respecto a las protestas, estas se han calmado, pero solo y exclusivamente por la pandemia del coronavirus. La policía no ha descansado estas semanas y ha seguido deteniendo a presuntos activistas que participaron en las protestas el año pasado. Incluso los jueces han empezado a emitir sentencias.

Todo indica que en el momento de que la crisis del coronavirus se calme, las calles por un lado y el parlamento por otro se van a convertir en un campo de batalla. La demanda del sufragio universal sigue vigente al igual que la petición de una investigación al uso excesivo de la fuerza por parte de la policía. Habrá manifestaciones en el aniversario de las 2 famosas que hubo en julio del 2019, pero los más radicales seguro que aprovecharan para seguir provocando el caos.  Mientras tanto en el parlamento es difícil que salgan adelante legislaciones hasta que pasen las elecciones. De hecho, algunos políticos han amenazado que si ganan las elecciones y tienen mayoría piensan bloquear cualquier proyecto de ley que venga del partido pro-Pekín.

El partido Comunista de momento solo ha hecho declaraciones, pero dependiendo de lo que pase en los sucesivos meses, no es descartable que se aplique el famoso artículo 23 y Hong Kong esté bajo la ley marcial o similar con una pérdida de derechos y libertades. Lo que mas teme Pekín es que grupos pro independencia se hagan fuertes en el parlamento, aunque la mayoría de la población se declara partidaria de mantener el régimen de Un País, dos Sistemas, esto puede cambiar con los años si China sigue metiendo las narices en los asuntos de la ex colonia Británica.

Foto de portada: The Standard

Terraforming Media es un proyecto independiente sin publicidad. Estamos informando de las protestas de Hong Kong, el Coronavirus y otros temas de actualidad desde la web y constantemente en twitter. Si quieres colaborar y contribuir para que podamos seguir creciendo en contenido y calidad te agradecemos que hagas una donación en nuestro patreon o nuestra dirección de Bitcoin.

3 comentarios en «China empieza a perder la paciencia con Hong Kong. La ciudad a punto de estallar de nuevo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *