La distribución de cine y series. El secreto del éxito de Netflix

El pasado 20 de octubre, Netflix España, cumplía 5 años. Varios años antes, en 2007, la plataforma diversificó su negocio de alquiler de dvds al de streaming. Por unos dólares al mes tenías un catálogo de cine y series. No fue hasta 2010 hasta que comenzaron su expansión internacional. Por aquellos años la piratería online era brutal. Por un lado, la burbuja de los videoclubs explotó y por otro el auge de internet y la mejora de las conexiones facilitó la distribución de contenidos online. El problema es que la demanda no estaba cubierta por plataformas legales. Las existentes por aquellos años dejaban mucho que desear en cuanto a contenido y experiencia de usuario. Netflix no inventó la rueda, pero lo hizo mucho mejor que sus competidores. Una de las claves del éxito de la plataforma de streaming fue en centrarse en producir contenido propio.  Esto tampoco era nuevo. HBO era el canal de cable más deseado gracias a sus series de gran calidad. La diferencia es que HBO no estaba disponible en muchos países, por lo que sus series se vendían a otras cadenas en las regiones donde HBO no operaba.

Al mismo tiempo otras plataformas se centraron en el alquiler online. Vudu en Estados Unidos puede que sea la mejor, ofreciendo distintas calidades, precios y una gran librería de alquiler y venta de películas y series. Apple y Google también entraron en el mercado de alquiler online, pero se centraban más en estar disponibles en diferentes plataformas que ofrecer un contenido exclusivo a sus clientes como hace Vudu.

Las distribuidoras poco a poco empezaron a lanzar películas, normalmente de bajo presupuesto en plataformas de alquiler online. Algunas de ellas también se estrenaban en cines, pero de una manera limitada.

Los cines de momento no veían amenazado su modelo de negocio.  Pero todo iba a cambiar. El modelo de distribución seguía siendo mayoritario el de ventanas. Estreno en cines y a los 3-4 meses alquiler, para luego pasar a canales de TV de pago tipo HBO o Movistar. Al año de estrenarse en cines algunas cadenas de TV pagaban los derechos para emitir películas en abierto o pasaban a plataformas tipo Netflix.

Este modelo está diseñado para que todas las plataformas se lleven su pedazo de pastel. El problema es que está obsoleto y tiene algunos fallos importantes en mi opinión. El bloqueo geográfico y la limitación temporal.

El bloqueo geográfico significa que una película se distribuye primero en un mercado. Por ejemplo, se estrena una película en Corea del Sur y allí tiene su recorrido por las ventanas. Pasan los meses y mientras los coreanos pueden comprar el Bluray o alquilarla online, el resto de mundo no tiene acceso a la película a no ser que se la descargue de internet.  

La limitación temporal supone que hay un desfase entre el estreno de la película en una región y en otra. En España es frecuente que estrenen películas americanas que allí ya lleven meses en el mercado. Cuando se estrenan lo hacen en pocos cines, poco tiempo, etc. Usando una VPN puedes alquilar la película y verla cómodamente en Versión original en tu casa e incluso comprarla.

Con las series, las cadenas de TV se han puesto las pilas desde que LOST se convirtió en el primer fenómeno televisivo por internet. Ocurría que en España estrenaron la serie meses más tarde que en Estados Unidos. Las cadenas maltrataron Lost cambiando de horarios e incluso de cadena. Estrenaban temporadas ya emitidas en Estados Unidos por lo que al final los fans se las descargaban de internet horas después con subtítulos hechos por otros fans.

Un ciego puede ver el problema de la distribución de series y películas. Netflix de nuevo se adelantó a sus competidores y decide solventar el problema.  

  1. Precio accesible, tarifa plana, multiplataforma,uso sencillo.
  2. Poner la plataforma en casi todo el mundo.
  3. Crear series y películas originales.
  4. Estrenar ese contenido original simultáneamente de manera global.

Otra oportunidad que ve Netflix es que hay interés en producir contenido en regiones específicas. Por ejemplo, en España tenemos la serie La casa de Papel o Elite.  Alguno pensaría que no habría interés en Estados Unidos o Corea del Sur en ver esas series.  En Latam tenemos el ejemplo de Narcos, un éxito en todo el mundo.  ¿Y las series coreanas? Pues están entre las más vistas en occidente.

Con las películas ocurre lo mismo. Netflix produce o licencia películas de diferentes países y las estrena al mismo tiempo en todo el mundo. Ya no necesito usar VPN o piratear.

Los competidores han tardado en reaccionar. Amazon Video es el único que estaba haciendo algo similar, pero en los últimos meses han salido 2 nuevas plataformas dispuestas a plantar cara a Netflix. Por un lado, HBOMAX y por otro Disney+.  La compañía del ratón Mickey acaba de anunciar hace unos días que va a enfocar su negocio a la plataforma online. En solo 1 año de vida ya han alcanzado 60 millones de usuarios. Los cines están temblando y no solo por la pandemia, pero de eso hablaremos en el próximo artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *